Posteado por: malabona | 21 febrero 2012

Una historia optimista para que aprendan los pesimistas

Se encontraban dos gemelos en su fiesta de cumpleaños. Uno era muy pesimista y el otro optimista. El pesimista quería un coche teledirigido y el optimista un caballo. Sus padres sabían que no le podrían regalar algo tan caro como es un caballo. Decidieron, como prueba, obsequiar al pesimista un cochazo teleredigido; en cambio al optimista le ofrecieron un saco de alfalfa.

He aquí los comentarios:

Pesimista:
-Es un coche demasiado bueno: seguro que el coche se me rompe enseguida.
Optimista:
-Gracias papá, veo la comida pero ¿dónde habéis puesto el caballo?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: